Personajes Todos mis ex I

Como anuncié la semana pasada, el post de hoy va dirigido a presentaros a cuatro de los personajes masculinos de esta historia.

Voy a dejaros una foto de la persona que me ha inspirado a cada uno de ellos, una breve descripción y cómo fue su primer encuentro con Olivia, la protagonista.

¡Ahí van!

angel- mathew

Este es Matthew, el ángel de la guarda que recibe a Olivia a su llegada al «cielo» tras su accidente.

Matthew será el guia en esta historia. Verá en el cine la película junto a Olivia y conseguirá sacar con ella sentimientos que la protagonista no creía tener. Pero Matthew… es mucho más que un ángel de la guarda…

Así es como se conocen. Hay quien me ha dicho que la escena le da un poco de vergüenza ajena por ella, pero a mí me resulta muy divertida.

De pronto, veo a alguien en la distancia. Es un joven que camina como si tuviese prisa. Me llevo las manos a la boca, sorprendida, porque estoy segurísima de que es Adam Levine. Esta vez Mike y Susan se han superado. Realmente, va a merecer la pena cumplir cuarenta. Ahora mismo me siento como los protagonistas de ese vídeo en el que él y su grupo se cuelan en bodas para cantarles a los novios.

—¡No me lo puedo creer! —exclamo cuando está cerca—. ¿Puedo darte un abrazo?

Sin esperar a que responda, lo hago. Y, sin lugar a dudas, es el momento de mayor emoción en mi vida.

—Vaya…, nunca nadie fue tan efusivo al verme. —Un tanto extrañado rodea con timidez mi cintura.

—¡Guau!, Adam Levine en mi cumpleaños. —Lo miro perpleja, tomando algo de distancia para verlo mejor.

—¿Adam? —Entorna los ojos torciendo el gesto—. Me parece que te equivocas. Yo soy Matthew.

—Bonito nombre. Mi padre también se llama Matthew, pero todos le llaman «Matt».

Acepto la mano que me ofrece a modo de saludo y le sonrío con cara de «venga sí, voy a seguirte el juego para no dejarte mal». Alargo las presentaciones agitando nuestros brazos y mirándolo embelesada como si las palmas se hubiesen quedado pegadas. «¿Cómo puede ser tan guapo?», me pregunto. Termina por tirar de la suya para que lo suelte.

—Vamos, sé que mis amigos te han dicho que disimules, pero no cuela. Por cierto, ¿dónde están? —pregunto, llevándome la punta de los dedos a los bolsillos traseros de los vaqueros. Giro sobre mí misma y espero que salgan de su escondite en cualquier momento gritando: «¡Sorpresa!».

 

 

coltonColton es el empollón de la clase, tal y como lo define Olivia. Es el objetivo de todas las universidades por sus calificaciones.

Un auténtico amante de las ciencias y de todo lo que tenga que ver con el espacio. El mejor regalo que le hacen a Olivia en su vida está relacionado con esto…  (y ya no cuento más…)

Atento, romántico…, pero no termina de creerse que una chica como Olivia quiera estar con él.

 

 

—Háblame de Colton —me pide Matthew, mirándome mientras apura los restos de su batido.

Tuerzo el gesto como si eso fuese a ayudarme a recordar algo más, porque hace la friolera de veinticinco años de aquello. Muevo la boca de un lado a otro con rapidez y termino por sonreír cuando viene su rostro a mi mente. Fue mi primer novio y vivimos la típica relación adolescente.

—Colton era el empollón de la clase. Ese tipo de empollón al que hoy llamarían friki. Siempre pasaba desapercibido, así que no fui consciente de lo atractivo que era hasta que estuve obligada a pasar tiempo con él y me detuve a mirarlo.

»Tenía unos preciosos ojos color miel que me encantaba observar bajo sus gafas de pasta. Casi siempre vestía con camisas de cuadros y vaqueros. No le preocupaba en absoluto su imagen. Éramos la extraña pareja del instituto, todos decían que no pegábamos ni con cola. Ya por aquel entonces, yo pasaba horas mirando revistas de moda durante el almuerzo mientras él hacía cálculos y más cálculos sobre órbitas espaciales y distancias entre planetas».

»Le encantaba analizarlo todo. No se quedaba tranquilo hasta que encontraba una explicación racional y científica —le cuento a Matthew con una sonrisa de añoranza por aquellos años—. A tan corta edad no me di cuenta, pero Colton era un chico increíble».
Carter 2.jpg
Carter es el guaperas del instituto y quarterback del equipo de futbol.
El típico chulito de cara bonita que creen que todas las chicas babean por él.
De hecho, su misión en la vida no es otra que ampliar su lista de conquistas por la que sus amigos le ponen un mote un tanto extraño.
—¿Preparada para el siguiente capítulo? —Por su cara de circunstancias imagino que Matthew sabe que el final de esta parte de la historia no es plato de buen gusto para mí.
Conocer a Carter Evans en profundidad supuso una decepción tremenda. Yo le idolatraba. Para mí era el hombre más maravilloso del mundo y resultó ser uno de esos egocéntricos creídos que no merecen la pena, principalmente porque él pensaba que podía hacer con las chicas lo que le viniese en gana, ya que salir con él era poco más que un regalo del cielo.
—Supongo que sí —digo, enroscándome el pelo en la oreja. No me queda más remedio. Fuerzo la sonrisa. He tenido capítulos peores en mi vida. Lo de Carter fue hace muchos años y no me apetece recordarlo porque, comparado con otros, pasó de puntillas.
—¿Qué me cuentas?, así a modo de resumen. —Matthew me mira interesado, clavando sus ojos verdosos en los míos, que se dirigen al suelo intimidados por unos segundos.
—Tenía dieciséis años cuando salí con él. Estaba en tercero. Era un chico de último grado. Un súper logro. Más siendo él —le adelanto entre risas, pensando lo absurda que se puede ser a esa edad cuando te gusta alguien.

 

 

cameron

Cameron es el compañero de universidad de Olivia. Miembro de una fraternidad con prácticas un tanto abusivas entre los estudiantes, hará todo lo posible por no ser excluido de ella. Aunque tenga que dejar a un lado su moral y ética. Solo se importa él mismo, como bien demuestra al final de su capítulo.

 

 

Primer día de curso, y ahí estoy luciendo modelo en la gran pantalla en los jardines de UCLA. Ese año pasa sin pena ni gloria en lo sentimental. Algunas citas con Colton que me visitó un par de veces y poco más. Por eso, en mi película casi se pasa por alto con una serie de imágenes acompañadas de la canción Let’s talk about sex de Salt-N- Pepa. Se centran en el día que todo cambió. Supe que era él en cuanto lo vi. Hasta sentí una punzada en la pelvis, señal de atracción sexual, de la que había hablado con Susan la noche anterior.
Tiene la espalda apoyada en la pared con un gesto brutal de autosuficiencia mientras habla con una chica. Mi corazón late a mil por hora en mi garganta y no puedo evitar mirarlo de soslayo una vez que he rebasado la altura del lugar en el que están. Casi no respiro cuando compruebo que me ha seguido con la vista. Tiene el pelo oscuro bastante despeinado, los ojos azules —de un azul muy claro—, y una boca que
me encantaría probar sin pensarlo. Viste unas bermudas color beige y una camiseta negra, en la que la marca Quicksilver destaca en el pecho con letras rojas bordeadas en blanco. Sujeta un cuaderno de pastas amarillas con aire despreocupado en la mano derecha.
—¡Ahí estáis! —exclama Matthew con una sonrisa al vernos
—Durante el resto de la semana me tropezaba con él en todos sitios —le cuento un tanto emocionada.
—Suele pasar, conoces a alguien y te lo encuentras en todas partes. —Asiento, porque tiene razón.
—Yo, encantada —reconozco un tanto avergonzada—. Aunque que me mirase con tanto descaro, me inquietaba un poco.
¿Qué os parece? ¿Hay alguno que os guste?
Que tengáis muy buen fin de semana.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: